Inmuebles: 150 personas invirtieron en el primer fondo inmobiliario cerrado de Córdoba - Elyon Desarrollistas

Inmuebles: 150 personas invirtieron en el primer fondo inmobiliario cerrado de Córdoba

Fue colocado por Dracma. La primera emisión, por casi $ 288 millones, está destinada a desarrollar un proyecto de Grupo Elyon en Nueva Córdoba.

La agencia bursátil Dracma colocó este miércoles la primera emisión de Dracma Fondo Común de Inversión Cerrado Inmobiliario (FCICI), un nuevo instrumento de inversión autorizado por la Comisión Nacional de Valores (CNV), que permite a individuos colocar desde 100 mil pesos en un proyecto de este tipo.

En esta primera edición se colocaron 287.841.487 pesos entre 150 cuotapartistas. Los fondos serán destinados al desarrollo de Aurus, un edificio situado en la calle Vélez Sarsfield, que construye el Grupo Elyon en barrio Nueva Córdoba.

De esta manera, se conecta al mercado de capitales con la economía real, en un producto que funciona en pesos pero que está atado a los inmuebles, que están ligados al costo de la construcción y al dólar.

El fondo es a cinco años e incluirá otros proyectos en los próximos meses. El próximo confirmado es Gardery, un complejo cerrado de viviendas que llevará adelante el Grupo Meade-Pucheta en Argüello.

La colocación de esta semana se convirtió en toda una novedad. Recién en 2021 la CNV autorizó los primeros FCI cerrados y el que gerencia Dracma es el primer vehículo de inversión colectiva de este tipo en el interior del país.

VENTAJAS

Con esta herramienta, cualquier minorista puede invertir en inmuebles con un pequeño capital y diversificar su cartera en distintos proyectos de escala diferente. El retorno está previsto que sea similar a una compra en pozo. Con este dinero la desarrollista construye y luego vende las unidades terminadas. El producido de esta venta es el rendimiento de quienes ingresaron en el fondo.

Los administradores estiman que el retorno estará varios puntos por arriba de la inflación.

“En este vehículo pueden ingresar inversores institucionales que no están habituados a invertir en proyectos inmobiliarios por el desconocimiento y desconfianza y porque no son core business (foco) de su estrategia de negocios”, explica Dracma.

Y agrega que el instrumento también permite a los inversores minoristas ingresar en igualdad de condiciones. “Aquellos que habitualmente están acostumbrados a ahorrar e invertir en ladrillo, ahora pueden hacerlo de una forma más segura y competitiva, ya que esta herramienta les permite capturar las mejores ventajas de la estrategia”, puntualiza.

Este FCICI tiene como sociedad gerente a Dracma y el Banco Comafi actúa como sociedad depositaria. Está nominado en pesos y el monto máximo autorizado por la CNV equivale a 60 millones de dólares.

El fondo incluye dos tipos de inversores. Las cuotapartes A están destinadas a inversores instituciones con un desembolso mínimo de 10 millones de pesos, mientras que las cuotapartes B, para el público en general, cotizarán en Bolsas y Mercados Argentinos (Byma). De esta manera, se pueden comprar y vender en cualquier momento.